TRASTORNO POR FALTA DE CONTROL DE IMPULSOS

El hombre es el único animal
que come sin tener hambre,
bebe sin tener sed
y habla sin tener nada que decir

Mark Twain




Los trastornos por falta de control de impulsos están íntimamente ligados a la ansiedad y situaciones displacenteras que la persona quiere mitigar.

Dentro de estos problemas se situarían la cleptomanía y la tricotilomanía (arrancarse el pelo).

Los programas de tratamiento, entre sus componentes, siempre tienen presente el entrenamiento el autocontrol
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Clasificación trastornos control impulsos

Cleptomanía

Tricotilomanía

Qué es el autocontrol

Fases entrenamiento autocontrol

Tratamiento hábitos nerviosos

Técnicas para el control de la ira

CLASIFICACIÓN TRASTORNOS CONTROL DE IMPULSOS DSM IV-TR

- Trastorno explosivo intermitente

- Cleptomanía

- Piromanía

- Juego patológico

- Tricotilomanía

CLEPTOMANÍA

La cleptomanía es un impulso incontrolable de robar objetos (en muchos casos sin ningún valor) y fue descrita por vez primera en el año 1816. En aquella época el médico suizo Mathey afirmaba al respecto: “es una forma particular de locura caracterizada por la tendencia a robar sin ningún motivo ni necesidad”. Desde entonces esta entidad psicopatológica ha sido centro de controversias no sólo entre psiquiatras y psicólogos sino también en el ámbito judicial.

TRICOTILOMANÍA

CARACTERÍSTICAS DE LA TRICOTILOMANÍA


La Tricotilomanía es una forma recurrente de tirar del pelo. Los sitios de donde se tiran incluyen cabeza, cejas, pestañas, axilas, pubis y en general cualquier parte del cuerpo. La tendencia a tirar es exacerbada por el estrés o incluso algunas veces cuando estamos relajados viendo la tv o leyendo un libro. Las personas generalmente sienten tensión antes de tirar la cual pasa a un alivio al ser arrancado el pelo.


QUÉ ES EL AUTOCONTROL

El autocontrol es una habilidad entrenable que conforma un continuo a lo largo del cual puede situarse cualquier persona. La manifestación de autocontrol no es otra cosa que el resultado del conocimiento que el sujeto tiene acerca de las relaciones funcionales que controlan su comportamiento, de forma que un aumento de dicho conocimiento les llevaría a un incremento del autocontrol.

Una persona muestra autocontrol cuando en ausencia de imposiciones externas inmediadas, lleva a cabo una conducta cuya probabilidad es menor que otras conductas disponibles en su repertorio. Hay que destacar que las variables que en último término van a determinar la puesta en marcha de estrategias de autocontrol son las consecuencias aversivas que a corto o largo plazo tienen las respuestas objeto de control a pesar de sus inmediatos efectos positivos.

FASES DEL ENTRENAMIENTO EN AUTOCONTROL



TRATAMIENTO HABITOS NERVIOSOS

Los siguientes procedimientos constituyen los pilares del Tratamiento de hábitos nerviosos, Azrin, 1987
  • Motivación: Se ayuda al examen y la comprensión acabada de los inconvenientes y dificultades que el hábito produce.
  • Conciencia: Como el hábito es prácticamente automático es preciso que el paciente sea sensible a los detalles y hábitos secundarios; generar consciencia implica conocer la especificidad de la conducta que va a modificarse.
  • Reacción de competencia: Es aquella que permite el control del hábito, consiste en el aprendizaje de una conducta incompatible con él.
  • Reacción correctiva: Se trata de la conducta que puede neutralizar el hábito mientras ocurre.
  • Reacción preventiva: El paciente realiza la reacción incompatible con el hábito cuando ya puede reconocer el impulso, se impide que el hábito sea iniciado venciendo la tentación de ejercerlo.
  • Comportamiento asociado: Este procedimiento permite reconocer aquellas conductas que están enlazadas al hábito pudiendo evitarlas (tocar una hebilla por ejemplo).
  • Situaciones que tienden al hábito: La toma de conciencia posibilita que muchas situaciones sean asumidas como “de riesgo”, practicándose en ellas la reacción de competencia sin ser sorprendidos por el hábito (hablar por teléfono, estudiar, ver TV, etc.)-. Varían en cada paciente, damos con ellas a partir de la evaluación en la primer fase de trabajo.

TÉCNICAS PARA EL CONTROL DE LA IRA

TÉCNICA DE CONTROL DE LA IRA DE NOVACO (1975)


Mantener una orientación hacia la tarea antes que hacia la provocación y centrarse en uno mismo ayudará a disminuir el arousal de ira ante la provocación. En ocasiones, se percibe un incidente como un desafío o enfrentamiento, lo que lleva a la persona a tomar decisiones en una dirección agresiva o defensiva, mientras que si se tiende a focalizar la atención en la tarea a realizar y los objetivos en los que se está trabajando en ese momento, se tomarán decisiones que conseguirán resolver el problema.